viernes, 10 de julio de 2009

Corazón partío

Rosa Díez, Boadella y Savater defienden a UPyD ante las críticas al partido

Tengo el corazón partío como decía Alejandro Sanz en su canción.
Tengo el corazón roto por que se va gente interesante del partido, pero tengo el alma fuerte, por que sigo creyendo en este proyecto.
No creo que nadie, ni en PSOE, PP, CiU, IU, ERC, etc, encuentre un partido al 100% con el que identificarse y si alguien esta totalmente de acuerdo o casi con la acutación de un partido, debe serlo alguien que esta allí por una poltrona y la ha conseguido, por tanto solo le queda conservarla haciendose notar poco y no discrepando con nadie.
Por lo demás, cada uno tiene sus ideas tanto en política como en cualquier tema social que se nos pueda presentar, podemos adscribirnos a las ideas de un partido por que es el que más se acerca a nuestros ideales, como hago con UPyD y no es poco, desde luego mucho más que aquellos que son afines a uno u otro simplemente por nacimiento, proselitismo o cualquier otro tipo de ideas imbuidas por terceros y tergiversando para ello si es necesario cualquier hecho ocurrido en cualquier momento de la historia.
Desde luego si algún día no me siento para nada identificado con UPyD es posible que anule mi afiliación al mismo, eso no quiere decir que deje de votarles si la alternativa es la que hay en estos momentos.
De cualquier modo, agradezco a Mikel Buesa, al cual admiro su gesto, creo que es mucho mejor para un partido que aquel que no comulgue con su ideario o sus actuaciones, que dimita, que no como ocurre en otros partidos y como algunos han pretendido hacer en UPyD, que se dediquen a dinamitarlo por dentro con la única intención de desgastarlo, eliminarlo (a saber si a cargo de alguien) y/o hacerlo suyo.
Vivimos en un país en que cualquiera puede crear una formación política, y vivo en un municipio en el que se ha demostrado como es Reus con la CORI, por tanto, aquel que quiera un partido a su medida no tiene más que crearlo, redactar su reglamento y no aceptar en él a todo aquel que no siga sus directrices, claro que eso podría ser un partido dictatorial, pero no hay nada perfecto.
Por eso prefiero seguir confiando en UPyD y las personas que sí siguen creyendo en este proyecto y que somo capaces de aceptar que cada uno tiene sus ideas, que no todos coincidimos en todos los aspectos, pero que somos capaces de unirnos para defender los derechos generales y no los intereses particulares
Adelante UPyD, también en esto se demuestra la claridad y como diría ZP, la tolerancia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada