martes, 31 de marzo de 2009

Corrupción política

La Justicia de Madrid ve indicios de corrupción en tres diputados del PP
Martín Vasco, López Viejo y Bosch. | Agencias
En mi opinión no se trata ya de si los políticos corruptos son del PP o del PSOE o de cualquier otro partido, si no del simple hecho de que sean corruptos cuando han sido electos para el buen gobierno de nuestras instituciones
Desde este blog me gustaría hacer un llamamiento a todos ellos y si son honestos, pedirles que se derogen las leyes que los protegen en muchos casos por ocupar cargos públicos y durante su ejercicio, como ocurriera con políticos vascos y catalanes en casos de diálogo con terroristas y en muchos otros por corrupción urbanística o de cualquier otro tipo
Si de verdad somos iguales según la Constitución, si tenemos los mismos derechos y hemos de responder igual ante la ley, esta respuesta ha de ser inmediata y la persona que cometa el delito, cesada en su cargo y según el caso, inhabilitada para ejercer cargo público alguno de por vida o por tiempo determinado, dependiendo del delito que haya cometido
De la misma manera, me gustaría proponer tanto para este tipo de delitos como para otros, que las reducciones de condena por buena conducta o servicios, trabajos... se hiciera desde la condena realizada por el juez que la dicta y no desde la pena máxima a cumplir, es decir, si una persona está condenada a 180 años (lease tontería, por la dificultad en cumplir la misma) que la reducción de condena se aplique a esos 180 años y no a los 20 que como máximo permite la justicia española, también como no, que la reducción de condena en los casos de delito económico se aplique en base a la devolución del dinero robado, estafado... en proporción al mismo y siempre con una mínima condena a cumplir.
Claro que esto solo son ideas mías y no del gobierno

Noel Clarasó: Un hombre de Estado es el que se pasa la mitad de su vida haciendo leyes, y la otra mitad ayudando a sus amigos a no cumplirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada