miércoles, 3 de febrero de 2010

Tardà en la Cuba feliz


Vayamos a las palabras del excitado republicano, muy dado a la boca grande y a los sapos calientes
Pilar Rahola | 03/02/2010 |
Había oído hablar de la defensa del castrismo, que hizo el diputado Joan Tardà en el Congreso de los Diputados, hace pocas semanas. Pero el azar ha querido que vea su intervención cerca de Cuba, en su vecino México, donde estoy invitada para unas conferencias. Leído, pues, desde el otro lado del Atlántico, el discurso de Tardà aún resuena más indignante. Pero como no hay mejor cita que la propia, vayamos a las palabras del excitado republicano, muy dado a la boca grande y a los sapos calientes: "No nos veríamos en la necesidad de estar siempre vigilantes en la defensa del régimen castrista, si los ataques de la derecha no fueran tan burdos, resistentes y demagógicos"; "El papel de Cuba en ALBA, esta nueva razón geopolítica tan importante que hay en estos momentos de Bolivia, Venezuela y otros estados que irán conformando este nuevo polo"; "asumo el papel de contrapropaganda", (risas), "sí, ríanse, hace cincuenta años que el pueblo cubano resiste (…), sus risas no atentan contra la revolución castrista".
Y continuó feliz alabando a Moratinos –"que la salud y la naturaleza le den mucha fortaleza para seguir estando"–, pidiendo la condonación de la deuda cubana y loando las excelencias de la dictadura caribeña. El mismo diputado, pues, que hace performances con la cabeza de Juan Carlos, ha descubierto ahora la bondad de un régimen que tiene las cárceles llenas de presos políticos, que ha asesinado a muchos de ellos, que no permite la libertad de acción, ni expresión, que tiene prohibidos los partidos, y que mantiene el control ciudadano a través de los policías de barrio. Y no sólo ello, sino que defiende la unión de los países más reaccionarios del continente –con Venezuela a la cabeza, acompañado de la inestimable ayuda de Irán–, e incluso se permite considerar a Colombia como "un régimen que tiene enquistado un problema de derechos humanos atroz". ¿Se refiere a la destrucción de los derechos humanos por parte del terrorismo de las FARC? Por supuesto que no, Tardà sólo tiene ojos para la maldad de la democracia colombiana. Y suma y sigue, usando un lenguaje tan propio de la extrema izquierda jurásica, que ha dejado chiquito al PC de Corea del Norte. No es de extrañar que más que aplausos, recibiera sonoras risotadas. La intervención es tan deplorable y reaccionaria –por supuesto, reaccionaria de izquierdas–, que sólo cabe guardarla para saber dónde ha estado cada cual respecto a los derechos fundamentales.
________________________________________
¿Es esta la posición de ERC? Porque sería bueno saber si el mismo partido que quiere la independencia de Catalunya apoya un régimen tiránico, obsoleto y malvado, que solo ha traído desgracia a su gente.
Y, por supuesto, sería bueno saber si ese régimen lo desean para la Catalunya independiente. ¡Castrismo independentista!, lo último que faltaba por ver en la República de Puigcercós …
(Valero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada