sábado, 12 de septiembre de 2009

Arenys de Munt y su referéndum particular

El alcalde de Arenys de Munt denuncia grabaciones ocultas

Abogados catalanes apoyan la consulta y critican el doble rasero al autorizar la marcha falangista


http://www.geocities.com/TheTropics/Lagoon/6202/11_SETEMBRE.GIF
Parece mentira que unas personas que se dedican a velar por el bienestar de los demas y otros que han estudiado una carrera, no sean capaces de diferenciar entre una manifestación y una consulta.
Desde luego la consulta no sería en ningún modo vinculante, ya que es ilegal y no solo eso, si no que además para poder conseguir mayor número de votos, está abierta a personas mayores de 16 años, quiere decir que muchos que no podrían votar en un referéndum legal, sí podrían hacerlo en esta consulta.
Es absurdo que partidos como ERC y sus lideres hablen del miedo del gobierno a la respuesta, el problema no es la respuesta de una supuesta consulta, si no más bien el uso que de ella puedan o quieran hacer después precisamente partidos como ERC y similares.
No puede compararse la consulta sobre la determinación de Cataluña, con la manifestación de Falange por que no tiene nada que ver una cosa con otra. Estos días se han visto manifestaciones de todos los colores, predominando el rojo, amarillo y negro, a favor de la independencia de Cataluña y no creo que nadie haya puesto el grito en el cielo por ello, señores letrados, no es lo mismo una manifestación que una consulta popular, dejen ya de una vez de utilizar el miedo a la derecha o ultraderecha para querer tener la razón, de la misma manera podría usarse el miedo a la izquierda o ultraizquierda que también la hay, y creanme, no son mejores, solo han de mirar hacia el este y ver como han acabado todos aquellos paises que pertenecian a ese criterio político.
No creo en ningún modo que el futuro y el bienestar de la sociedad este en la separación de los pueblos, ni en la acumulación de los mismos, pero si en la unión de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada